Artículo de opinión de Carmen Quintanilla, diputada nacional del Partido Popular

No todo vale, la dignidad es un derecho

 

13 agosto 2009.-  A lo largo de estos años de Gobierno del presidente Zapatero, estamos asistiendo al drama y la sangría de que 4 millones de españoles hoy están en la lista del paro, es decir, nuestra tasa de paro se eleva al 18%, la cifra más alta de los últimos 11 años, cuando en el resto de los países de nuestro entorno comunitario la tasa es del 7,7%.

También, desgraciadamente, en estos momentos lideramos el desempleo entre los más jóvenes de toda Europa con una tasa de paro la cuarta parte del total de la Eurozona.

Hoy, en España tenemos a 789.000 jóvenes sin un puesto de trabajo ni ilusión de tenerlo en fechas próximas, pero también hay que añadir el sufrimiento de un millón de hogares con todos sus miembros de la familia en paro, y ante esta situación las familias españolas se enfrentan a la crisis desde la más infinita paciencia. Ven que, ante las promesas de un Gobierno que jamás cumplen, donde todo es marketing y publicidad, el recibo de la luz sube y sube.

En el año 2008 subió la luz un 11% y en lo que va de año 2009 un 7% y, para escribir con más exactitud, en los hogares con tarifa nocturna ha subido un 18% y en la pequeña y mediana empresa esa subida ha alcanzado un 20%.

Si hablamos de nuestros agricultores y ganaderos, ellos están sufriendo la crisis en una verdadera situación de bancarrota. Sus productos valen hoy lo que hace 20 años -por ponerles un ejemplo-, un kilo de melón en plena campaña se les está pagando entre 6 ó 7 céntimos de euro, cuando los costes de producción están en 17 céntimos de euro. Valoren ustedes.

Valoren ustedes sin hablar de cómo están nuestros ganaderos y a qué precio venden sus corderos lechales, o cómo nuestros agricultores se plantean dejar las uvas en la viñas en la próxima vendimia, ya que se va a pagar el kilo de uva a un 40% menos que la campaña pasada y nuestro vino sigue sin venderse.

Y si ahora, nos referimos al mundo empresarial, a la pequeña y mediana empresa que con su esfuerzo y su sacrificio crea empleo y, empleo estable en España, ven cómo suben los impuestos y sus facturas siguen sin cobrar, por lo que, en lo que va de año, ante esta situación, han desaparecido un importante número de pymes. Además, 230.000 autónomos han cerrado su actividad económica, con lo que ello supone más paro igual a más pobreza, más paro igual a menos bienestar, más paro igual a menos oportunidades y, por supuesto, sin quererme referir a la subida de impuestos del último mes que ha agravado el precio de la gasolina, el gasóleo y del tabaco.

Estamos ante un Gobierno que, en lugar de tener austeridad, tenemos más gasto público, más déficit público y más deuda pública. En lugar de reforma laboral, no tenemos ni reforma ni dialogo social. 

Estamos viviendo una crisis económica sin precedentes, pero también política y que está dañando al funcionamiento de las estructuras del Estado, y el Gobierno socialista, en lugar de ponerse a trabajar por todos los españoles, en lugar de llamar al primer partido de la oposición, el Partido Popular, y hacer un gran acuerdo de reformas económicas y laborales que es lo que necesita España para salir de la crisis, se dedica a perseguir al Partido Popular utilizando para ello los instrumento del Estado.

Es indignante ver que día tras día, por una causa o por otra, se hace una utilización vil de la dignidad de las personas. Estamos asistiendo a la detención de personas con cargos públicos del PP y cuando ha pasado el tiempo nos encontramos que esas personas son inocentes, y yo me pregunto ¿Quién les devuelve su dignidad?, ¿Quién les devuelve su credibilidad?,  ante sus amigos, ante la sociedad…

No señores socialistas, no vale todo para hacer política, para conseguir un puñado de votos a través del escaño, del acoso y de la ofensa al adversario político, lo que no son capaces de conseguir poniéndole soluciones a la crisis que estamos viviendo, lo hacen persiguiendo y derribando al Partido Popular.

Hoy, los españoles saben que ustedes han levantado calumnias contra el presidente Camps, e igualmente, cómo no recordar el caso “salmón canario”. Estos casos han sido televisados, radiados, se han convertido en juicios populares, ha habido filtraciones del sumario y todo, absolutamente todo, ha quedado en nada. Tanto el presidente Camps, como los cargos políticos del Partido Popular eran absolutamente inocentes, rectifico, no es que haya quedado en nada, sino que inmediatamente después el Partido Socialista al no haber conseguido su objetivo de desprestigiar al presidente Camps, y al resto de los cargos políticos del Partido Popular de la Comunidad Valenciana, la vicepresidenta primera del Gobierno da orden a la Fiscalía General de Estado para que recurra el auto del Tribunal Superior de Justicia de la Comunidad Valenciana.

Y cuando la sociedad española cree que ya todo ha terminado, nos desayunamos con “la operación espada” y, de nuevo, asistimos perplejos ante un espectáculo dantesco y más propio de repúblicas bananeras. No se entiende que haya que esposar y aislar durante 72 horas, como vulgares delincuentes, a personas que luego quedan libres. Simplemente, se les acosa porque son cargos políticos del Partido Popular.

Ni que decir tiene que si hay indicios de delitos se investigue, se juzgue a los culpables y se publique la sentencia, pero nunca, nunca debe de hacerse cómo se está haciendo, desde la politización partidaria de la Fiscalía General del Estado que debe ser neutral y que hoy, desgraciadamente, está al servicio del Partido Socialista.

No. No, Señor Alonso, No, Señor Moraleda, No, Señor Caballero. María Dolores Cospedal no debe dimitir. Debe de hacer lo que está haciendo, decir la verdad, que se está acosando desde las estructuras del Estado al primer partido de la oposición poniendo en tela de juicio la honradez y la legitimidad de los hombres y las mujeres del Partido Popular utilizando para ello la Fiscalía General del Estado, así como otras instituciones.

Y, no me gustaría pensar que volvemos a tiempos pasados. Hoy más que nunca, 30 años después de habernos dado a todos los españoles nuestro actual Estado de Derecho, España está viviendo una situación de emergencia económica social y política, y el deber de un Gobierno es hacer todo los esfuerzos para salir de la actual situación. Se lo debe a toda la sociedad. Nosotros, como oposición, se lo exigimos.

 
     

atrás

  INICIO----BIENVENIDA----SALUDO DEL PRESIDENTE----CONCEJALES DEL PARTIDO----NOTICIAS LOCALES----NOTICIAS REGIONALES                CONTACTA CON NOSOTROS----QUIENES SOMOS--ENLACES----PROPUESTAS Y DECLARACIONES DEL PP--AFILIATE--NUEVAS GENERACIONES--PROGRAMA ELECTORAL DEL PP--RUEDADAS DE PRENSA DEL PP